Trigo sucio
Una comedia de David Mamet
Viernes 29 de noviembre y sábado 30 de noviembre / 20:30
play_arrow Teatro Guimerá

Detalles

En la meca del cine, el jefe de un estudio cinematográfico dedica su tiempo a seducir a artistas guapas, comprar a la prensa y hacer películas de nulo interés cultural. Para él tan sólo importa el sexo, el poder y el dinero, hasta que una joven aspirante a actriz se resiste a ponerle precio a su carrera, lo que precipitará la caída del magnate hasta lo más hondo del escalafón social.

Nota del autor, David Mamet

Tolstoy escribió una vez que leemos el periódico por la misma razón que fumamos: por la agradable sensación de aturdimiento que nos provoca.
El negocio de la prensa sensacionalista consiste en vender crímenes y sexo. Por desgracia su análoga más elevada opera de forma similar, enalteciendo la gravedad de la noticia en lugar de simplemente comunicarla.
Los escándalos en las altas esferas siempre han sido la principal fuente de ingresos de la prensa. Los seres humanos nos deleitamos en el hundimiento del poderoso. La alegría o tristeza que sentimos por la revelación de sus pecados excusan y por lo tanto validan nuestros propios sueños de grandeza.
Pero ya lo dice el proverbio británico: “Un hombre puede robar un caballo mientras que a otro no se le deja mirar por encima de la cerca”. Acusados de los mismos delitos, algunos ??serán absueltos o levemente castigados y otros serán masacrados solo porque "no caen bien".
La falta de conciencia, de vergüenza o de cuidado puede llevar a muchos a complacerse en conductas abusivas y delictivas. Los poderosos o favorecidos, que además no suelen preocuparse por ser descubiertos, se exponen sin tapujos ante aquellos que están bajo su poder (o deseando tenerlo). En ningún sector es esto más cierto que en el cine.
La inmediata y profunda transformación del poderoso es, naturalmente, la esencia de la Tragedia. Aristóteles en La poética nos enseñó que el protagonista, al final de la Tragedia, debe pasar por la aceptación y el restablecimiento de la situación.
Esto, dicen, despierta en nosotros los espectadores lástima y temor. Lástima por el pobre necio, único ser en todo el teatro que no supo discernir el destino que se le venía encima; y temor, al reconocer en lo más profundo de nuestros corazones el mismo grado de ofuscación e ingenuidad.
Una Comedia no es más que una Tragedia rotada noventa grados. Otelo podría reescribirse como farsa en una mañana; estructuralmente es una farsa de alcoba. Una Tragedia nos permite experimentar sin riesgo el concepto de que todos somos pecadores; la Comedia, de que todos somos necios.
La Tragedia termina con el orden restaurado al reconocer el protagonista su propia culpa. La Comedia tradicionalmente termina en matrimonio, es decir, con un “fueron felices y comieron perdices” donde el Deus Ex Machina nos asegura, mientras rescata al ingenuo héroe, que ya somos libres de volver a intentarlo (y de nuevo fracasar).
En la Tragedia el público se siente aliviado por su moraleja; en la Comedia ocurre a través de la liberación fisiológica de la risa.
Siempre he sospechado que el teatro está más cercano a las observancias religiosas de las que procede que lo que nos gustaría admitir. Es por eso que todos llegamos igualmente tarde al teatro que a la Iglesia o la Sinagoga; tarde y preocupados por si aún nos dejarán entrar.
De modo que el hecho teatral conlleva ansiedad. Quizás esta sea fruto del temor primario causado por la revelación de nuestra propia naturaleza humana. En cualquier caso, la aceptación de esa premisa me ha proveído sustento durante un gran número de años.
Trigo sucio es una Comedia.

 

Nota del director, Juan Carlos Rubio

Tradicionalmente, David Mamet, autor de este texto, ha mantenido siempre una especial relación con España. Nominado al Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017, no sólo se ha montado en este país la inmensa mayoría de sus obras sino que siempre han sido producciones de primer nivel. Su nueva obra, con temas recurrentes como el abuso de poder y los juicios mediáticos, no es una excepción. Ni tampoco es excepcional que la haya dejado en manos de la misma compañía que ya trajo a este país Muñeca de porcelana y La culpa, asegurando de nuevo los mejores teatros y unos elementos artísticos al mismo nivel que las anteriores. Por eso, España será de nuevo el primer país donde se verá Trigo Sucio después de su estreno mundial en Londres  protagonizado por John Malkovich.

 

  • Autor: David Mamet
  • Dirección: Juan Carlos Rubio
  • Reparto: Nancho Novo, Eva Isanta, Norma Ruiz, Fernando Ramallo
  • Versión: Bernabé Rico
  • Diseño Escenografía: Curt Allen Wilmer (AAPEE) en colaboración con Estudiodedos
  • Diseño Vestuario: Pier Paolo Álvaro (Aapee)
  • Iluminación: José Manuel Guerra
  • Producción Ejecutiva: Bernabé Rico
  • Ayudante Dirección: Daniel De Vicente
  • Coordinadora Producción: Raquel Merino
  • Una producción de Talycual en coproducción con La Alegría, Pentación, La Claqueta Y Kubelik
  • Distribución: Pentación

galería /

datos /

Dirección: Juan Carlos Rubio
Reparto: Nancho Novo, Eva Isanta, Norma Ruiz y Fernando Ramallo
Disciplina: Teatro
Fechas y horarios: Viernes 29 de noviembre y sábado 30 de noviembre / 20:30
Espacio: Teatro Guimerá
Duración: 1h y 35 min aprox.
Precios: Desde 16 euros
Autor: David Mamet
Público: Mayores de 18 años